El Ácido Hialurónico es un agente clave para una buena hidratación de la piel, especialmente debido a su capacidad de retener hasta 1000 veces su peso en agua. Gracias a esta absorción de agua, llena los microespacios entre las células de la piel, restituyendo así una piel más firme y más densa.

Bien conocido en el mundo de la cirugía estética, el ácido hialurónico también está presente en muchos productos cosméticos. Es una molécula naturalmente presente en el cuerpo y su producción comienza a ralentizar a partir de los 30 años: esta disminución del ácido hialurónico en nuestras células epidérmicas crea el fenómeno del envejecimiento. Con la aparición de líneas finas, arrugas y distensión de la piel.

De acuerdo con el tipo de ácido hialurónico, y especialmente según su peso molecular, los tratamientos cosméticos estimularán la actividad celular más o menos profundamente.
Cuanto más bajo es el peso molecular, más en profundidad penetrará, de esta manera ayuda a combatir las arrugas más profundas.

 

Noticias